viernes, 23 de diciembre de 2011

ESTRELLAS




Eran duras las estrellas.

Duras…
Como dudas a franquear.

Eran rojas, camufladas…
Eran rosas en altar.

No brillaban ni lloraban.
Solían avanzar.

Sometían con belleza
daban muestras de nobleza
y otras crestas que corrían

inmolándose en mi fe.

Enfrentándolas feroces
como dudas a quebrar

me di cuenta que los roces
a mi piel empobrecían

si la luna no salía
explicando la verdad.

Sólo quise conocerlas
sin pensar en recorrerlas

y pude irme como vine
sin llegar a convertirme
en más leña de carbón.

Y eran dudas las estrellas…

¡Más que duras…!

Como dunas a franquear.

De esas dudas
que en el alma te remarcan
ese corte doloroso

inflamándote los duelos
que se crían en la rutas

que comienzan a pensar.


ChicoMalo, 22 de diciembre de 2011

viernes, 16 de diciembre de 2011

TODAVIA NO SE




Todavía no sé
de que se trata, estar juntos.


Salgo de mi corazón
y atravesando mi piel, huelo abismo.

Será por eso
que cuando te abrazo
me recorre la inmensidad del mar.

La soledad encapuchada, huye descolorida.

Y siempre siento, la misma fiesta, imprimiéndose
en la pared de mis venas.


Que te alejes, es como que sin piedad
te arranquen de mí.

No alcanzo a descubrir aún, de que se trata.

Pero si sé, que contigo… soy
entero.


ChicoMalo, 16 de diciembre de 2011

NO QUEDA NADA…






Nada queda… sin tu amor
sin poder amanecer
en tu mirada.

Nada queda sin tu amor.

Es tu nombre aguijonado
desnudándome de besos
que se clava en mi garganta.

Nada queda sin tu amor.

Si mis sueños son recuerdos
que no tienen más tu voz.

Si la espada levantada
condena mis mañanas
y el silencio que me mata
es la sangre al corazón.

Nada queda sin tu amor.

Doy más pasos y abandono.

Nada queda de esa nada, sólo nada
sin perdón.


ChicoMalo, 09 de diciembre de 2011




INJUSTICIA



En los campos, divinos, rodando
va injusta, la justicia.


En mentes, dementes, naciendo
en corazones equivocados, durmiendo
va ella, injusta, la daga… y la mentira.


En mis días, incrustándose
En mis sueños, derritiendo
En mi alma, muriendo.


En aquellas rosas, cosas, y risas.

Mi mano tiembla, sumisa, gimiendo
sin caricias.


Al oscuro trono y al imprevisto destino
donde arroja la suerte, caigo
anocheciendo
cuando ella, no duda
mi muerte.


ChicoMalo, 07 de diciembre de 2011