viernes, 9 de septiembre de 2011

V de nada, en los rascacielos.


Hundiendo mis ojos en el corazón
me pregunté… cómo y cuando fue, que mis ideales
luz de amanecer, fingían morir.

Cómo y cuando fue, que recluidos al alba
incineraban mis lunas por nada.

Anudé la acera de mi historia, como si al retorcerla, pudiera
verle hilos al amor.

Y junté fuerzas, deseando que ya le crujan, los huesos
a la pasión.

Pero como al borde de cielos crecí, me costó mantenerme de pie
y descubrí que cada vez, que el tiempo intentaba irse
había otros sueños sin dueño, que necesitaba conquistar.

Y a ir por delante de nubes me obligué, indicándoles
el único camino por donde mi destino
no iba a dudar.


ChicoMalo
09-092011

No hay comentarios: