sábado, 13 de agosto de 2011

LLEGANDO




La palma de tu mano
pasó por mis labios…

Cerré fuerte mis ojos.
Y estabas
en cada uno de tus dedos
toda tú
respirando de mi piel pegada
al otro yo
al yo
naciente.

Y duros, contraídos
unidos, amándonos
la noche se escribía con sol.

Dentro de ti…

Tu beso, ladrón de almas.

Gemías mi gemido
ocultándome del mundo
mezclándonos

hasta acabar

hechos a nuevo
con huellas y mellas
del amor.


ChicoMalo
13-08-2011

No hay comentarios: