jueves, 9 de diciembre de 2010

EL MAR Y YO

Vine a mirar como es el dolor. Tu piel, meciéndose acunándolo resplandeciente como rey que reina en lo incisivo del olvido. Indomable, inmovilizando al amor mi amor, único amor, que tú… soberbio desconoces. Pero en tus brazos, no ha de morir. Vine a verte, porque jamás, de ti dejó de ser esclavo porque aún cerrando ojos, y negando ataduras tú mal discípulo del destino cruelmente tiras hasta quebrarme el corazón. Avisadas, traban mis pasos tus olas impedir pretenden que inmortales sueños míos nazcan como armas. Y me rodeas. Y no renuncio. Y erguido te enfrento. Y de tristezas, yo a ti… te inundo te abandono a mi soledad. Solamente así, humano nuevamente podré mirarte como mar.O ChicoMalo 07-12-2010

No hay comentarios: