martes, 16 de noviembre de 2010

ESCAPADO

Extranjera… es la calma del lago. Fronteriza, la tierra que desplaza y me desplaza cuando ansiosa por anidarme pisoteando mi imagen me refleja, agónicamente sucio dejándome a un paso de subsistir como agua que suspira el final. El tiempo se estira, me estira, y me lleva amordazado a hilos que se han soltado obedientes y que ahora, foráneos, empujan mientras indefenso voy. Mi mundo… otro soledad, angustia, crecen viudas de mí crecen por allá, por acá crecen como crece el césped rebeldes. Sin pertenecer, comienzo a dejar de ser y me pierdo, en el instante amansador el garfio se transforma en mano salvadora y retiene y seduce y convence mortalmente… me convence a que una vez restituido, sea el mundo que me soltó. ChicoMalo 16-11-2010

No hay comentarios: