martes, 26 de enero de 2010

UNICA

Tu eres la dueña de todo este amor eres la mujer de ojos dulces que me clavó esa tremenda mirada en el corazón eres la única mujer que enfrentó desidia y a mi alma valiente rondó marcando sin dudar un milenio en mi destino cuando sufría sin rumbos y ciego atontado lloraba por ese cartel que en mi estupidez se leía: “Fin del camino”, y ahí, para mí... no había morada. Hoy te tengo a mi lado, dándole luz y razón a mi vida tuyas son caricias que he soñado, y estos besos estos besos que no tienen la muerte envejecida porque ahora tengo tu amor en las venas y consigo sumirme en entrega y deseo libre de la mente que al cielo sin nubes ajenas con fuerza de falso mortal, alejarlas pretendía del desolador vacío, que por ultima vez golpeaba. ChicoMalo 26-01-2010

martes, 19 de enero de 2010

CUANDO DEL MAR NAZCAN ESTRELLAS

Cuando del mar nazcan estrellas pasaré por ti llevando en mi corazón a las más grandes y a las más brillantes. Quiero que demos la vuelta al mundo siguiendo a la luna y al amor desembarcando en tierras doradas, tierras de esas, que solamente se ven cuando los ojos cerramos esas tierras que no tienen suelo ni cielo y en las que al amarnos al tiempo se le borra la hora cero. Viajaremos por impulso de latidos y fantasías la vela de seda rozándonos el rostro, recordándonos los maderos heridos atados a la esperanza la piel salada y húmeda, bronceada llevándonos, más allá de cualquier destino. Y regresaremos a las tres, los tres simplemente porque así deseo amarte. ChicoMalo 19-01-2010

miércoles, 13 de enero de 2010

DESIERTOS

Desierto... cuanta razón tenías desterrando calor de las huellas de mi destino. Por ese vacío, viudo de esperanzas que con descaro en una línea disuelta en gris se exhibía me obligaba a morir en arena siendo estampida de mar cuando mi sol se negaba a dormir. Cuanta razón... tus reflejos dorados al oeste excitaban despintando de mis sombras al árbol de los sueños. Un paso di así... y fueron miles de pasos perdidos hasta que pude convertirme en el tronco plateado de un álamo asomando incrédulo con sus ramas extendidas pidiéndole al cielo por la soledad de tu infierno. Sol y piel, desvanecían la vida, los colores más allá, grises. Conseguí que al fin escucharas desierto evité que las palabras se volvieran inaudibles a tus oídos extirpándoles a cada una el crepúsculo de su razón y ahora vuelan y cantan como besos y hay amor disperso en lo orquestado amor que va creciendo muy cerca de tus ojos. ChicoMalo 13-01-2010