martes, 6 de octubre de 2009

ADIOS EN EL AIRE

El aire desgrana horas. Pesado y puro, tiñéndolas de negro sobre ellas, deja caer su acero convenciéndolas, de que esta noche es noche de soledad. Acuna sobreviviente y recio frente a mi rostro... tu perfume paseándolo insolente por toda la habitación. Siento el ceño fruncido de ese adiós ausente transformándose en brisa de paredes vacías y frías que corrompe y que induce sin piedad a golpearme la piel. Húmedo, como llanto eterno lo siento no por tus lágrimas, ni por las mías sino porque ambos fuimos culpables y orgullosos obligando al amor cansado a firmar la ruptura de una pálida relación. Ahora aquí solas viven sombras, que no nos permiten morir casi como en un abrazo desesperado se juntan a los pies de una reacción tardía que me baña aunque me resista de arrepentimiento. Y así pesado y puro y húmedo hasta irritarme se adueña plebeyo de mi corazón. ChicoMalo 06-10-2009

No hay comentarios: