martes, 1 de septiembre de 2009

ANDEN DE LAS DIEZ

Esclavo de tus ojos pierdo el rumbo en tu rostro. El amor en ese mundo que no termina de ser mío te oculta de mí, sustrayéndote la luz dejándome en la multitud huellas de pasos errantes. A destiempo llego al mismo andén al andén de las diez pero amarrado a la mano del tiempo enemigo. No puedo quedar atrás, anudando la vida ni siquiera enlazando árboles con lo que mi sombra pretende marchar. Pero hay una parte de mí una parte inocente o rebelde que siempre seguirá esperando a las diez. ChicoMalo 01-09-09

No hay comentarios: