martes, 18 de agosto de 2009

ELLAS

Mías, nubes inalcanzables marginan horas, acotan días, y de noche pueblan mis ojos llorosos como lágrimas de algodón. Sueños son... moldeándome la historia. Aunque se van... siempre se van abriendo un hueco en el cielo cuando el Sol curioso se anima, asomándose para estudiar mi rostro. Y negras se vuelven y vuelven como si quisieran ser calmadas y colmadas del color de mi mirada, huyen llevándose lo oculto y preciado una y otra vez, sin que me entere hasta que pronuncian nuevamente la blanca decisión de regresar por mí. ChicoMalo 18-08-09

No hay comentarios: