domingo, 10 de mayo de 2009

CARGO LAGO y BOSQUE

Hay un lago, mi lago hay un bosque, mi bosque y un día como este, creados los dos por la desesperación de sentirme solo y en el que vida les di, pero no para que en la plateada superficie del agua de mi lago nazcan así, cruelmente los ridículos anillos que arrasan las Lunas de abril de tu rostro tu mirada de la mía tu dura y cristalizada mirada dura, tan dura como la piedra que al agua golpeó. Y corro empapado hacia el verde oscuro. Y me interno en lo oscuro del verde. Y en el centro de mi bosque de silencio rodeado, protegido, contenido... espero entre troncos grises y serios a que pase el Sol atravesando con sus rayos las tupidas copas estúpidas y sinceras copas. E ilumina mi otoño cuando pasa de ocre anaranjado... de ocre dolor. Pero acá, en el corazón, vale olvidar que tu sonrisa ha muerto ahogada y que ya no tendré besos ni abrazos de ese amor transparente y nuestro. Y salgo por fin del oscuro, mi oscuro malamente herido, graciosamente vivo libre, para tomar del lago con mis manos la flor de tu ausencia y libre para arrojarla a la noche para convertirla en estrella, en guía y libre para no perderme más al salirme de ese ocre corazón sin ti. ChicoMalo 10-05-2009

No hay comentarios: