lunes, 13 de abril de 2009

LA PUERTA DEL TONTO

Arriban y meditan mis cuestiones benditas pero las aparto de un soplido y abrumadas y arrinconadas... contra mí protestan. Furiosas las escucho, chillan en mis oídos cierro mis ojos, y con mis ojos cierro la mente y abro la noche convertida en sonido lejano de mí alejada, por intenso frío. Y el frío es el que advierte, desnudez y vulnerabilidad escasez de herramientas para combatir la necedad de ignorar mi propia conciencia mi propio dolor. Abro la otra puerta aceitada y sin llave pasar por esa es más fácil, casi tan fácil como haber soplado al amor convaleciente torpe y tonto, habitante de mi corazón por no ser como el ideal, el platónico, el intocable. Y arribaran más cuestiones que apartaré de un soplido hasta que aprenda torpemente que he sido un tonto que sopla sin pensar ni sentir. ChicoMalo 13-04-2009

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Y el frío es el que advierte, desnudez y vulnerabilidad
escasez de herramientas para combatir
la necedad de ignorar mi propia conciencia
mi propio dolor.


ChicoMalo...qué hermosura de lenguajeen este tu último poema publicado...Te admiro
Una amiga

ChicoMalo dijo...

Muchas gracias por tu comentario amiga!