sábado, 28 de marzo de 2009

SUSPIRO

Era el suspiro que volaba lagrimeando enviado a mi destino por impulso buscando en mi boca... abrazo y a mí. No fuiste débil en la distancia, más bien juntaste fuerzas porque en mi ventana yo lo vi, empañándola esperanzado. No sabía que era tuyo. Ni sabía que el jardín otoñal discursivo, múltiple y cómplice de tu suspiro dorado se hacía en mis ojos para que te descubra. Y no pude resistirme y lo tomé. Comencé a amarte las lágrimas se secaron y en la primavera del encuentro cuando te abriste como flor dentro de mí suspiré. ChicoMalo 29-03-2009

No hay comentarios: