martes, 31 de marzo de 2009

POR MI

Llora por mí porque me ama porque teme perderme porque otra vez no quiere estar sola y sufrir. Soy espectador de su llanto y también soy la causa. Digamos... el culpable. Y no quiero que llore por mí por nadie por nada. Quiero verla sonreír segura, confiando sintiendo mi amor. ¡Y tú, serás el encargado de hacérselo saber! Deberás latir más fuerte como una melodía permanente acompañándola noche y día. ¡Todos colaborarán...! Yo mismo me encargaré de besarla de abrazarla hasta que pase el temblor y de aquí en más será mi alma la que dirija y cuide que nunca le falte nada de mí. ChicoMalo 30-03-2009

1 comentario:

Pan.. dijo...

Es muy hermosa esta poesía, Azul...saludos.