jueves, 12 de febrero de 2009

NI ALLA NI ACA

Traté de habitar en otras casas de alejarme del barrio que elegí una vez traté de huir de techos con tejas de ventanales grandes, de jardines con jardinero. Me quise unir y me uní a paredes sin terminar y a algunas chapas voladas donde mirar el cielo no era hermoso sino obligado, con o sin estrellas. Ahí, la tierra pude pisar, y descansé sobre la hierba de un metro cuadrado y cercado. El agua por escasa daba pura sed, y trataba y trataba de beber hasta sentir en los labios que bebía de mi propia angustia ahogada y embarrada. Las paredes herían desnudas daban paz, de la paz que se vuela en la noche y eran húmedas más que mis lágrimas y eran de las blancas que contenían encarcelando y eran de las que aburrían de tan blancas. Quise volver y volver fue imposible. Quedarme se convirtió en desmantelar y resignar ilusiones. Los techos volados me turbaron y me di cuenta, que los ladrillos mercenarios jamás serían adiestrados con la idea rectora ausente. No estaba ni allá ni acá. En el medio de la calle sí. Mirándome los pies, a ver si se animaban. ChicoMalo 12-02-2009

No hay comentarios: