martes, 3 de febrero de 2009

INOCENTEMENTE CRUEL II

. . Después del espanto, a tu lado regreso. Te odié. Fue un impulso enraizado en el temor de lo que te creí capaz. Y a tu inmensidad vuelvo sabiendo que no pedirás perdón. Necesito sentir ese amor fuerte y puro que te nace en las entrañas. Es por eso, que otra vez te acepto así... inocentemente cruel salvajemente tierno, impredecible misterioso y amigo. Me besa la grandeza de tus hijas, las olas se alivianan mis penas, y puedo al fin sentirme más humano más pequeño más humilde. ChicoMalo 01-02-2009

No hay comentarios: