lunes, 23 de febrero de 2009

INDEFENSO

Estabas en un planeta, yo en otro en el mismo universo. Ninguno respiraba estrellas sin embargo, aparecimos ahí ahí donde la respiración se hace entrecortada ahí donde el aire húmedo se vuelve transgresor. Sentí que me golpeabas el alma pidiéndome por favor, que te dejara pasar. Y se me cayeron los escudos y los alambres electrificados y los muros de cemento y los fosos con monstruos. Cedí... inundado de calor. Parecías mar creciendo, entrando en mi río mezclando aguas mojando las riberas más altas volviéndome humano otra vez. Sentí tus labios y me perdí y en ellos me caí con la sensación infinita que produce el amor. ChicoMalo 23-02-2009

No hay comentarios: