miércoles, 11 de febrero de 2009

EN OTROS OJOS

Luego de preguntarme si vivía, y si aún era mortal la Soledad, mirándome fijo, dijo sonriente: - ¡Corra rápido! No mire atrás. Y huí... pero porque me llenó de lágrimas y me colgó más penas y no quise ser viento sin aire a mitad de una tormenta o morir estancado como tren que ya no parte. Y hoy en tus ojos la encuentro amargada y deslucida por tus besos mirándome fijo, diciéndome: - Ya no me llamo Soledad... ChicoMalo 11-02-2009

No hay comentarios: