jueves, 15 de enero de 2009

YO SEGUNDO

Dejo mis preocupaciones, mis temores para que tú no te preocupes ni temas. Me olvido de mis fracasos y de mis errores para ayudarte con los tuyos. Abandono mis tristezas, mi soledad para darte alegría y compañía. Me postergo... para que tú te sientas bien. Y ahora que lo admito, pienso: A simple vista parece una estupidez de precio elevado. Pero si mi vida fuera una montaña y todos los sucesos... sólo viento viento que obligadamente me debe esquivar viento que tal vez desgaste, pero no mate pues... a lo mejor no me postergo demasiado a lo mejor soy fuerte, tanto o más que esa montaña y los peores sucesos por mi vida pasan y pasan para perderse mas allá, míos pero definitivamente más allá. Y ahora que lo pense y miré a simple vista mirando más detenidamente... realmente ¡Soy un estúpido! .

No hay comentarios: