martes, 6 de enero de 2009

POR ESO VINE

Tu urgencia cambió de lugar mis nubes y el cielo se negó a ser cielo fue un estadio, repleto de tus miedos. Como bombas de una guerra, creativos y mortales vi a tus gritos estallados, perseguidos en silencio. Fue tu ahogo el que me ahogó y fue en mis entrañas donde cayeron tus lágrimas aferradas a pestañas, derrotadas por la noche que te robaba sin miramientos la misa del aire y los sueños del cuerpo. En el humo de las sábanas te busqué para arroparte con mi beso para cubrir tu alma desnuda a destiempo para que sientas el calor de mi amor loco ese amor mío que deseo que te bebas de a sorbos hasta saborearme la cordura. Vine a disuadirte de que prefieras que la mañana se fugue también y que te pierdas de sentirlo todo, todo aquello que siempre contigo en tu vida vive. Por eso vine para que des el primer paso y así ellas, tus cosas y así yo nuevamente en tu mundo y juntos otra vez volvemos a existir. .

No hay comentarios: