jueves, 8 de enero de 2009

CUANDO ERA NIÑO

Hubo días en los que te perdía era yo un niño que jugaba a no serlo eras tú, única eras siempre tú el amor. Me enredaba en la fantasía y vestida de blanco te encontraba deslumbrante con la silueta angelical recortada del mundo ojos brillando, bailando míos. Pero en algún momento la separación inmanejable se cristalizó y perdido y dormido quedé en el portal de la vida. Ya no estuviste cuando desperté pero los que me miran hoy son tus ojos y las que me acarician hoy son tus manos y no me dormiré más nunca más, si no es en tus brazos. Ahora que podemos amarnos sin que el tiempo nos separe ahora que podemos devolvernos con cada beso los años de ausencia y que puedo fundir mi alma a la tuya sin miedo ahora... ahora puedo recordar que la primera vez que te vi siendo un niño te llamé soledad. .

No hay comentarios: