jueves, 28 de agosto de 2008

ARECIPAL

Quién te pensó te pensó dando respuesta a una necesidad, pero tu ya existías como existe todo aunque no se vea ni se sienta. Quién te pensó Involuntariamente recogió invisible hilo a la que estabas atada y te trajo de ese otro mundo abriendo una puerta en su cabeza. Apareciste apareciste dispuesta a transformarte entre sus convulsiones eléctricas una y otra vez, de un extremo a otro rebotando contra sus neuronas hasta que perdiste liviana como pluma tu antigua identidad y lograste ser como quería fielmente, representando su idea. La función determinó la piel tuya te recreó esbelta, pero no pudo evitar dejarte la nariz puntiaguda puntiaguda como punta de lanza por la que pierdes y perderás hasta la muerte negra, azul o roja tu sangre. .

No hay comentarios: