jueves, 3 de julio de 2008

PLUMA BLANCA

Te han descubierto mis ojos antes que mi corazón. Se que en el cielo no has nacido pero viéndote descender blanca y suave seguro estoy que una parte de él te traes. Ni te imaginas ahora que te he sentido estos latidos de paz, de luz. Quién sea que te haya perdido o arrojado orgullo debería tener si supiera que sin que hayas tocado suelo desviaste la muerte trabando embargo a la agonía de este, que en carne viva ama. .

No hay comentarios: