martes, 8 de julio de 2008

EN SEPTIEMBRE

En septiembre los ojos cerré reunidos a mis espaldas los encontré viendo lo que a ver no me animaba. De pétalos rojos una mujer amor escurridizo en sus manos. Cerrados opacaron sombras de luz. Reunidos a mis espaldas ignoraban los hilos de agua que caían como una cascada por mis pupilas inundándome el corazón. Cerrados en septiembre me interné en el sueño sueño vivo, insaciable que se tragó el mundo. Fueron primero mis párpados quienes quisieron transparentarse y luego yo cuando a mis espaldas reunidos decidieron con pocas nubes dibujar sin emoción el cielo. En septiembre cerré mis ojos capturé sus manos, la rosa mas no su amor. .

No hay comentarios: