jueves, 1 de mayo de 2008

SIN TANTO ANDAR

Tus pasos, luces oscuras, luces que sigo errante, que intento alumbrar. Tu alma inquieta, con elegancia recorridos perfuma, florece caminos extraños, paisajes sin igual. De esos momentos, es alto el precio que debo pagar. Mi mente se resiste, mi corazón no aguanta más. El calor de un abrazo, del interior de un beso naciendo, merece la pena ser sentido, sin tanto andar. .

No hay comentarios: