viernes, 2 de mayo de 2008

MIS AVES

Llegan. Por debajo de mis nubes, planeando. Y descienden. Se estiran las ramas de mi conocimiento, de pensamientos verde noche, hojas. Reciben pureza, sangre tibia. Nueva. Ya de alas cerradas, internan su inocencia, su bosque de plumas y sabios picos, besan el corazón mío. Las estrellas saludan con destellos. Duermen, mis aves. .

No hay comentarios: