lunes, 21 de abril de 2008

INOCENCIA

Después de ver en la sala de recreación de un área oncológica niños con sus ojos inocentes en rostros inocentes demandando justicia inocentemente para sus inocentes vidas, jamás volveré a ser yo. Esas demandas llegaron y retorcieron mi alma, hicieron minúscula y más pobre mi ya pobre sabiduría, hicieron de mi pequeño egoísmo una foto gigante para que sin gafas, la vea. Encima se me ha caído, de la vida el muro de equivocados ladrillos, construidos con mezcla de valores desacertados, viciados de ceguera. No tengo la cura. Tengo la pena sumida en sus miradas tiernas, sin saber que sucede y la valentía con la que invadieron mi ignorancia y me dieron más que la muerte anunciada... me dejaron que mire a través de esa inocencia la belleza de sus vidas. .

No hay comentarios: