jueves, 3 de abril de 2008

DEJANDO ATRÁS MÁS QUE RUTINA

Ya habrás notado que pasos estamos dando. Aquellos que un día al tiempo estanco robamos y que nunca nos atrevimos a usar. Por fin decidimos dejar a la vera del camino la cautela y el peso doloroso del ayer. Por fin marchamos de la mano tu y yo comprometidos, confiando los dos. ¿Y que suerte no? Que por primera vez para acordar algo hallamos, pequeño, sencillo. El desafío compartido que nos moverá la sangre adormecida por la rutina. También te habrás dado cuenta, que nos estamos despertando bajo el mismo sol. ¿Y sabes qué? Su calor es distinto, pues... sabe a ti, abriga y no agobia. Una manta de vida bajo la cual nuevo mundo se ha creado, uno que protege, contiene y que supongo, cuando llegue el ocaso percibirás que a nuestros pies ha florecido paz.

No hay comentarios: