viernes, 14 de marzo de 2008

¿Por qué...?

¿Por qué mientras las alegrías duermen sin soñar, sus semanas tienen hijos muertos? ¿Por qué ser uno por ser alguien hace que sus ojos mientan ladrando sin oestes las lágrimas? ¿Por qué sólo unas vetas de su madera usa si por más distintas caretas siempre la misma guerra ya no tiene motivo ni paz? Me pregunto por qué… o si no soy yo más difunto que días velados por izquierda al no impedir que en su almohada de tristezas desahuciada otra mañana florezca. .

No hay comentarios: