martes, 25 de marzo de 2008

Amor líquido en tiempos viscosos

Sonrisa de herida y sangre antigua, paso poblado, caídas, dolor, dolor provocado por la daga del deseo amor sentenciado a ser líquido, a filtrarse en la resquebrajada tierra hasta secarse. Solidez casi muerta, temor al extraño, devorar repetidamente objetos plomizos, el ahora sin sueños embarazados de un mañana, la satisfacción de digerir sin pensar en construir corriendo tras las imágenes atrapándolas, pescándolas de lagos de locura para que al menos una, entre los dientes de un segundo provoque saciedad… El horno donde viscoso se cuecen los tiempos modernos, la irrefrenable hoguera que calcina valores, termina licuando el amar y ser amados, esa posesión del otro para acariciar e integrar una vida. Lega la plataforma perfecta para nuestra soledad, individualismo, viviendo juntos y separados, días, tal vez noche de sexo sin compromiso. Definitivamente Definitivamente sin ti amor amigo, sin ti. (Basado en textos de Zygmunt Bauman: Amor Líquido)

No hay comentarios: