viernes, 15 de febrero de 2008

Veinticinco

.

Veinticinco años que me los he pasado durmiendo,

soñando una vida que no tengo,

arañando cristalizadas ya

las expectativas.

.

Y no quiero despertar...

.

Tal vez por miedo

o por la angustia que me provoca

saber que estos años nunca existieron.

.

Veinticinco años...

de recuerdos borrosos

de cielos apenas despejados,

cielos... sin sol.

.

Veinticinco años de mi vida

en la que he acuñado

toda mi pobreza.

.

Y no está nada mal...

pues,

despojado de todo llego,

sintiendo muchas de las cosas

que antes veía pasar

sentadas

mirándome

inmutables,

en el tranvía de mi propia vía.

.