miércoles, 23 de enero de 2008

Será

.

Si obviáramos

de la vida sus hombros encumbrados,

.

si nuestros pies amigos fueran

a la vista del universo,

caminando con infinito amor

en los huesos perdido,

.

si de las caricias

sus músculos remaran hasta el placer

de estar a la deriva y juntos sentirnos…

.

esta noche de pasión

a cielo abierto será.

.

Luceros

.

Luceros se encienden en mis vagas cuestiones

cuando de noche negada al sueño

mi mente

de inteligente se disfraza.

.

Luceros que llegan sin aparente motivo,

modificando mis espacios,

creando cavidades

alojando verdades desnudas,

dejando luego a su partida

vacías las cuevas rupestres

de aquellas celestes luces

que se apagan

se derrumban en la mediocridad.

.

La sensación amarga,

única

disuelta en mi intelecto

parece enriquecerme... de pobre.

.

Ignoro donde se acuña tesoro semejante,

pero se que algunas de mis palabras

vuelan con acento de oro,

.

como luceros,

extraños luceros.

.

El día besa

.

Víctima del viento

suspendido en el tiempo y mis retinas,

al mar besado por el día veo.

Sometido a la bravura de un suspiro de fuego

y sus entrañas dispersas...

diamantes al sol.

.

Colmado de rugido mi espíritu,

su estoica intención en la mía anclo

apaciguando lágrimas,

acurrucándolas en su fragancia atemporal

de misterio y seducción.

.

Avanza y retrocede

erótico,

sembrando en mi sus olas de espumante frenesí.

.

La ansiedad por cubrirte

por habitar flotando tu arena

en mi corazón se instala,

sofocando la distancia a ti,

amarrándose a los labios de tu mirada desprendidos.

.

Rozando el deseo de someter tu piel

al mismo beso del día

y que ella sea el verde mar,

enamorado, te miro

capturado yo por tus ojos

templado

y sin más tiempo detenido

me vuelvo a enamorar.

.

Piso arena

.

Todo lo que piso como un piso,

no es… arena bajo mis pies.

.

Mundo callado de secretos históricos,

dominado por un líder que no se ve.

Uno que ha desarmado al duro,

al cristalino,

al férreo.

.

Un general sin huestes,

sin condecoraciones,

un mariscal furioso,

inquebrantable.

Temple de huracán, mente de brisa.

.

En olas errantes de sombras llenas,

sus muertos deja pisar,

de todas las razas,

como si en este mundo

más que piedras

nada hubiera existido.

.

Lo miro, lo siento,

cálido, frío

despiadado, mimoso.

.

Un solitario de si mismo armado,

habitando mas que otros

desmembrando

legando algo

que aún no entiendo.

.

Se comunican

.

Sin tocarme hablan.

Infinita energía reconozco,

maravilloso

vibrante y cautivante lenguaje.

.

A mi piel dardos lanzan,

internándose como agujas

muy dentro

lejos

llevándome

prisionero de la sensación de amor

que abraza

que ansioso mi cuerpo recorre

.

el corazón

electrificándome.

.

Y ahí se quedan

años

miles,

como un abrigo de estrellas sedientas de mi luz,

hasta que por fin avanzan,

rozándome y vistiéndome de fuego,

vaciando de espacio pasado al tiempo,

llevándose mis labios del mundo

y a mi.

.

Las palabras son peligrosas

.

Las palabras caen como cápsulas vacías

sobre el piso de mi verdad.

.

Frases de plomo ametralladas.

.

Yo herido.

Mi alma violentada.

.

Y por mi corazón perforado,

se derraman mis fuerzas

humeantes como lava

fundidas de bronce y carne,

bajo fuego de un silencio sin honor.

.

El tambor gira loco,

y antes que de hielo y adiós

última letra disparada sea,

cristal reclamo

para ver

de este amor

sus estrías.

.

martes, 8 de enero de 2008

Se comunican

.

Sin tocarme hablan.

Infinita energía reconozco,

maravilloso

vibrante y cautivante lenguaje.

.

A mi piel dardos lanzan,

internándose como agujas

muy dentro

lejos

llevándome

prisionero de la sensación de amor que abraza

que ansioso mi cuerpo recorre

.

el corazón

electrificándome.

.

Y ahí se quedan

años

miles,

como un abrigo de estrellas sedientas de mi luz,

hasta que por fin avanzan,

rozándome y vistiéndome de fuego,

vaciando de espacio pasado al tiempo,

llevándose mis labios del mundo

y a mi.

.

lunes, 7 de enero de 2008

Fin de enfado

.

El aire se espesa, se humedece.

Nada existe en la sombra de mi amanecer,

de mi enfado...

menos tu,

derritiendo lunas pesadas.

.

Y soy de río turbulento remanso,

besando ribera,

nadando sinuoso entre piedras,

saboreando cielo a tus pies,

esfumándome en riscos ocultos,

desprendido de mi

como nube.

.

Hacia los rápidos,

pintando mis olas de plata,

de oro tu tierra,

somos uno hacia el mar,

tu sobre mi,

hasta la rompiente,

aferrados al horizonte desnudos de sueños,

perdidos

en la inmensidad, en las llamas del sol.

.

Cayendo muertos

.

Como matorral espeso

mi habla encubre.

.

Igual hablo,

porque los veo morir,

cayendo como hijos

a su nacimiento abrazados.

Crecidos y cortados en su niñez

para servir como felpudo de mis frases.

.

Los veo muertos,

desprendidos de mi,

heridos por la brisa de mis palabras,

mi sed, mi hambre.

Jóvenes cediendo espacio,

para morir en el arte de mis dedos,

llamándome viejo

aun muertos.

.

Un mundo

.

Un mundo creado para mi

donde los caminos

tuercen el bostezo de la vida

y los duendes de mis sueños vestidos,

a mi paso

como a un rey saludan.

.

Un mundo,

de amantes atiborrado,

de alegrías y tristezas haciéndose el amor

donde la brisa de pasión muda e incontrolable

en cada flor que creo,

la convierte en el capullo cerrado

que mi noche besa.

.

Un mundo femenino,

un útero salino de olas como diosas,

con húmedas arenas acogiendo mis ríos.

Una ostra en mi negro suspiro

que su perla desprende

para mi corazón iluminar.

.

Un mundo...

.

de estrellas humildes,

que emocionadas fugan cuando penetras mi cielo

y te descubren

bella.

.

Tristeza

.

Ave que vuela sin alas desplegar,

sueño y altura pierde.

Sin trino su canto mi vacío penetra

moldeando en frío mi corazón,

a golpes... a golpes de tristeza.

.

Ave que vuela sin alas desplegar

construye en mi su nido,

picoteando y anudando

como si mis lágrimas,

pajas secas fueran.

.

Y con ojos de cuervo,

de rosa vuela el ave,

dejando sus huevos al calor...

a cuidado

de mi destino.

.

Grito de cuervo nocturno

En mis ojos hay desgarro de plumas negras, sombras, que no son de orquídeas. Trasnochadas chispas sin luz amarran. Duelen, como viscerales cordones que atan el rocío amargo a mi boca, amor rancio en la noche, grito de cuervo nocturno. Mi corazón, no siente.

.

No te pierdo

.

No te pierdo mujer,

porque tu vuelo es rumbo en mi vuelo,

porque soy mar donde mar te haces.

.

Aunque piedras en tu boca caigan

y a tus besos el paso impidan,

los siento como estrellas en mi enterradas,

como burbujas en el fondo de mis lágrimas

saltando y explotando en el aire,

hiriendo de muerte mi olvido.

.

A pesar de parecerme a un túnel oscuro,

soplando temor y apagando velas,

no evito que tu nombre en las paredes se grabe,

que en mis entrañas oculto tu oro brille

y que bajo mi piel seas la luz

que hasta el final mi cuerpo recorre.

.

Tal vez sean mis ojos acorralados,

que te encuentran en mi corazón dormida,

llena de mi sangre y en mis campos no cosechados

a cada espiga abrazada.

.

Eres mi flor,

y si ya no tengo manos para acariciar tus pétalos,

no dejo de sentirte como jardín de mi alma

ni deslizarte por mi pluma con tu color

como tinta que a mi existencia razón le da.

Simplemente

no puedo.

.