sábado, 8 de diciembre de 2007

Piedra libre

.

En el silencio

y mudez de vida en soledad,

un cambio que sabe que llega, espera,

quieta, temerosa.

.

Acaricio sus heridas,

heridas de luchas sin tregua,

asedios,

de un tiempo arrepentido de su amistad.

.

Durmiendo en el suelo,

cobija mas mundo,

escondiendo bajo su falda a otros,

de la historia, del futuro,

sufriendo cuando a sus hijas,

celosos suspiros les llevan.

.

Paso mi mano por su piel

y siento el calor de la tarde en su corazón,

amor que se escapa por sus cerrados poros,

un amor que ha permitido el maltrato

del viento,

de la lluvia.

.

Sus ojos distintos a todos los ojos...

mirada impávida,

una mirada que desea distraerme

para que no me entere que escucha,

que no me percate de su sonrisa diferente,

inerte, disgregada en su dureza,

por llantos arenosos.

.

Me convence...

de todas las cosas del mundo,

la que más ha sufrido es ella.

Así me dice aquél mar enfurecido,

ocultando playas de gotas doradas.

.

Y de minerales mi cuerpo...

de piedra me siento,

pisando mis propias lagrimas,

llorando también.

.

No hay comentarios: