miércoles, 19 de diciembre de 2007

No me prives

.

Mi piel se levanta en súplica.

El aire pesa, oprime.

Mi soledad se recuesta sobre la puerta

e impaciente me mira.

.

Porque te has ido estando,

restando abrigo, calor...

y luz

de mi olvido, forzado olvido

de tus besos ausentes.

.

Más,

no me prives.

.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Muy bueno, te dejo mis saludos y voy a seguir entrando a leer tus hermosas poesias.

escribi, porque el silencio agobia, delata, asusta, angustia, te enmudese, te controla...