sábado, 8 de diciembre de 2007

La visita

.

Esta mañana la Muerte visita.

Siento el inquieto mundo quieto.

Como sombra vuela mi ruego,

hasta que hedionda pase.

Seamos invisibles, témpanos,

porque la coja,

disimulando su saco camina…

cargando vidas.

.

Mi grito, que todas no lleve

poco le importa, tampoco sale.

.

No debería dejarla pasar...

aunque su mirada mi rostro registre

y cruz de duelo en el calendario me fije,

no debería...

pero la dejo, porque bello rostro muestra,

y su perfume confunde.

.

De reojo, mirándome, pasa y yo la miro.

La conozco, bajo el disfraz oscuro va ella,

vestida de muerte,

llena de vida.

.

No hay comentarios: