sábado, 24 de noviembre de 2007

Tus Pies

Tus pies,

duendes engañados,

creídos que pueden escapar,

dos…

de tu cuerpo,

que al calor de mi deseo,

reaccionan sin andar.

Dicen ser,

como el beso de una roca,

y me acarician sin piedad,

ignorando que un río de lava,

a mi los fundirá.

No hay comentarios: