viernes, 23 de noviembre de 2007

Podrá el bosque doblar…

Podrá el bosque doblar,

y el tronco atreverse,

a no ser breve,

flotar y recorrer,

un lago desbordado,

sin prisa bordado,

por olas sumisas.

Donde confluyen los pilares,

habrá de refugiase consciente,

taladrar su destino,

sin golpes repentinos,

con ritmo y ambición.

Pero ahí...

donde el dique no contiene,

encontrará el momento,

junto a los cimientos,

de su propia explosión,

para entregar consentido,

su absoluta pasión,

hasta que caiga…

desmayado,

sin mas tensión.

No hay comentarios: