jueves, 29 de noviembre de 2007

Pechos

Pechos digo,

como frase descajetada,

que mi ombligo dicta,

por ser testigo,

de una mente adicta.

…y si es lo mas bello,

por que engrosar la lista,

de palabras con aristas,

tan mal talladas?

Prefiero no decir pechos,

inquietos reflejos,

se me figuran burdos,

en ojos erectos.

Mejor,

un cofre insinuante,

con un pícaro tesoro,

envuelto en deseo,

asomado apenas,

con esbelto decoro.

Dos soleadas monedas,

que acuñaría enamorado,

y que jamás llamaría pechos,

ni aun después que en mis dedos…

quede el oro engarzado.

No hay comentarios: