jueves, 29 de noviembre de 2007

Mejor que no sepas

Lo que voy a decir… no escuches,

ni creas que una de tus miradas,

volando sin rumbo distraída,

encontrará el lugar donde suenan las campanas

cada vez que a tu lado despierto.

Sólo al mundo le menciono al pasar

el tipo de belleza que tienes,

que aún en el enojo,

aún en la distancia,

perdura dentro mío como un eco interminable,

rebotando en mis párpados,

haciendo esclavo mi sueño de las realidades,

que por tu carácter cautivante

día a día vivo.

Ni siquiera pienses,

que el irrefrenable deseo de regresar noche tras noche,

es ya supremo,

sólo por saber que ahí estás

aunque no me esperes.

…y no te enteres nunca de estos sentimientos,

porque no solo sabrías cuanto te quiero,

además…

incondicional mi vida por ti verías

amor enorme

...pero en un ser muy frágil.

No hay comentarios: