jueves, 29 de noviembre de 2007

Me quedo

Sepan mis alas morirse,

mi cuerpo sanar sabrá,

como crearlas supo,

a mi orden de volar.

Sepan extinguirse mis ansias,

avistar tierra mas que cielo,

y que espere aquel

que complacido no fue.

Hubiera sido hermoso,

testigo ser del blanco hangar,

porque no vi caminando ayer

el mundo que he perdido.

Optar ya no puedo,

a admirar dispuesto voy,

espero buen comienzo,

moviendo primero las piedras,

escalando el deseo descalzo,

algún día alcanzando,

sin volar,

por fin…

el cielo.

No hay comentarios: