jueves, 29 de noviembre de 2007

La verdad profunda

Ignoro

que tan profunda mi verdad habite.

Si la pena vale sumergirme como buzo,

soltando al mar que desconozco,

llenas de tu perfume,

burbujas.

Ni siquiera a asomarse se atreve...

dura

pesada será.

Aunque mi propio submarino fabrique,

soldando fantasías,

jamás conseguirá mi razón convencer,

que propulsor sea de la aventura,

fisurado

el corazón que por ti late.

No solamente tu fragancia rodearme pudo,

impregnado de ti quedé,

porque por años, a través de cada poro,

tus besos, caricias y abrazos…

que me penetraran

dejé.

Y si por encontrar la verdad algo de ti he de perder,

elijo, seguir arañando mi alma diluida en amor,

aunque siglos tarde ignorando,

si la luz que oculta los huecos, en los que febril caigo

algo aclara.

No hundirme,

ni flotar muerto a mitad de camino decido,

disfrutando cada momento que a mi lado estés,

como del respirar sin prisa, especial aroma,

...de la flor de nuestro silencio.

No hay comentarios: