jueves, 29 de noviembre de 2007

Esta no será una noche cualquiera

Espero un gesto del sol

que se oculte pronto

dando a la noche urgente paso

noche,

que no será cualquiera.

Embriagando mi sangre, recuerdos

del deseo tensado en nuestros cuerpos

las caricias entrelazadas en el amor

los labios pegados, apasionados

leyendo lo que tu piel y la mía

se decían sin secretos

y el abrazo de fuego

amarrados, sofocando la llama.

Mis latidos el tiempo aceleran,

en la fantasía de que en mis brazos ya estás

me pierdo.

No hay comentarios: