jueves, 29 de noviembre de 2007

Agosto, 2007

Presumida… arrogante, la tierra

se inclinó furiosa, acomodó sus ropas,

pintó sus labios…

de sangre.

Hermosa, cautivante… con aire señorial,

la cara oculta bajo un sombrero,

y en el rostro marcadas,

replicas faciales, muecas telúricas.

Tiemblan nuestros corazones!

Llanto de selva peruana,

hoy perfuma su piel,

entre rugido y rugido vestidos prueba,

sin saber que cambia,

un pueblo… su destino.

…y se olvida,

que su belleza será apreciada,

por su cuerpo desnudo,

que una sola prenda viste….

la vida.

No hay comentarios: